La terapia cognitivo-conductual, dispone de un protocolo estructurado de intervención en parejas, que se adapta a cada caso concreto en función de sus áreas problemáticas, atendiendo además, a los problemas psicológicos que pueda presentar cada miembro y que afecte a su relación.

Mantener una relación de pareja (o de familia) a largo plazo puede ser complicado y que surjan problemas sobre los que intervenir:

  • Problemas de comunicación
  • Desacuerdos en toma de decisiones
  • Problemas sexuales (falta de deseo, vaginismo, eyaculación precoz…)
  • Dependencia emocional
  • Crisis por diferentes variables
  • Aceptación de la ruptura

La primera consulta es gratuita y sin compromiso.